¿Herramientas o caca de cocodrilo?

No sé los perros del lector (si los tuviere), pero a mi perra le encanta jugar con piedras y, más de una vez, se ha tragado una presa de la emoción del juego. Pues bien, resulta que los cocodrilos son mucho más aficionados a este extraño complemento alimentario, llevando habitualmente tal cantidad de piedras en sus estómagos que éstas pueden llegar a suponer el 5% del peso del animal vivo. Dichas piedras, denominadas gastrolitos, al chocar las unas con las otras en los gigantescos estómagos de estos antiguos reptiles, van produciéndose mellas y marcas en su superficie. Pero claro, este mismo proceso (guiado con un poco más de criterio) es el que utilizaban nuestros antepasados para hacer sus herramientas de piedra con las cuales cortaban piel o carne, o hacían otras herramientas. Si añadimos esta coincidencia al hecho de que, tanto nuestros antepasados como los cocodrilos, gustaban de las proximidades de los ríos, no es del todo sorprendente que, en una carta dirigida a la prestigiosa revista Nature, Patrick Dempsey sugiera que, quizás, algunas de las supuestas herramientas de piedra encontradas en recientes estudios no sean más que caca de cocodrilo.

Una respuesta a “¿Herramientas o caca de cocodrilo?”

  1. Pingback: meneame.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.