Alimentación- Alergia vs Intolerancia

Hay cierta confusión entre los dos términos y se tiende a denominar alergias alimentarias a procesos que son, en la mayoría de los casos, simples intolerancias. Nos atrevemos a llamarlos simples puesto que no conllevan riesgo importante para el animal.
El origen de la confusión esta muy claro, muchos de los síntomas son comunes.

La diferencia es que la intolerancia se produce en el sistema o tracto digestivo mientras que la alergia afecta al sistema inmunológico y reviste mas gravedad, pudiendo provocar incluso la muerte.

La intolerancia es causa de vómitos, diarreas, dolores abdominales y se produce debido:

  • Reacción a alguna bacteria presente en el alimento.
  • Muy frecuentemente a la proteína de la lactosa.
  • Reacción a determinados fármacos

La alergia, además de los síntomas comunes con la intolerancia, conlleva problemas respiratorios y/o cutáneos, en forma de prurito o urticaria.

¿Y ahora que?

Para diagnosticar una intolerancia alimentaria existen diversos métodos como son el análisis de sangre y análisis dermatológicos, aunque en ninguno de los dos casos los resultados son concluyentes.

El método mas utilizado es proporcionar al animal una dieta llamada de exclusión, denominada así porque excluye los principales ingredientes causantes de intolerancias, normalmente tipos de cereales como trigo, sorgo, cebada y hay un cambio en el tipo de proteína a una fuente poco común, menos extendida, como pescado, conejo, cordero o las llamadas , que están partidas o divididas en pequeñas cantidades para evitar problemas.

Esa dieta, llamada hipoalergénica, se administra durante un periodo de tiempo suficiente, entre 5 y 8 semanas, aunque los síntomas suelen desaparecer mucho antes.

El tratamiento para alergia e intolerancia es el mismo.

Una vez eliminados los síntomas, sobre todo en procesos de intolerancia, se pueden ir probando diversos alimentos para establecer mas exactamente a que ingrediente existe esa intolerancia.

Ejemplo– Si un perro come una dieta de pollo, arroz, trigo, sorgo, en sus ingredientes, pasamos a un salmón y patata y el perro no manifiesta síntomas, mas adelante, podría el veterinario probar con una dieta de pollo y arroz. Con eso determinaría si tiene o no intolerancia al pollo o a los granos de cereales y dependiendo del resultado seguir probando, cambiando de ingredientes, hasta dar con el elemento que lo produce.

Estos procesos no son previsibles, simplemente aparecen, aunque como siempre aconsejamos desde bichomanía, una alimentación de alta calidad es una gran inversión para disfrutar de tu amigo durante muchos años en condiciones óptimas.

En caso de aparición de estos síntomas es muy importante que haya un diagnóstico, que acudas a tu veterinario y que sea este quien determine el tratamiento.

Cualquier duda que te surga o información que necesites, estamos a tu disposición, gracias por pasarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *