Claves para la cria a mano de psitácidas

Debido a su frágil sistema inmunológico, los polluelos tienen una salud extremadamente delicada. A menudo se dan problemas de funcionamiento y de infecciones en el aparato digestivo. Los síntomas mas perceptibles de problemas de salud en los polluelos son las regurgitaciones, fracturas, vaciamiento demasiado lento del buche, perdida de peso, retraso en el crecimiento e inapetencia.

La causa de dichos problemas puede buscarse en infecciones así como en un descuido o error por parte del criador. Cándida, poly-omavirus, E. Coli.. son las infecciones mas frecuentes. Los descuidos se producen con la temperatura y la cantidad de alimento, un error en la manipulación  por parte del criador, la frecuencia del cebado, los instrumentos utilizados, asi como la humedad atmosférica de la incubadora. Sin olvidar la importancia que reviste la composicion del alimento, crucial para evitar problemas de salud.

  • Temperatura del alimento.

La temperatura del alimento se situara en torno a los 39 ºC. Los síntomas de una temperatura elevada pueden ir, del rechazo del alimento (aunque solo esté ligeramente mas caliente de lo debido) a la quemadura del buche. En algunos casos, la quemadura puede causar perforación del buche o incluso de la piel. Los casos mas graves aparecen al emplear la sonda.

Si se calienta el alimento en el microondas, se tiene que remover concienzudamente, compruébese de nuevo la temperatura final.

Si se alimenta a diferentes polluelos, se mantendrá el alimento caliente en un recipiente al baño maría. El alimento frio también pueda provocar rechazo. Cuando se alimente a varios polluelos se comienza primero por el mas joven; cuanto mayor es el polluelo, menos sensible es a las diferencias de temperatura.

  • Frecuencia de las tomas.

La frecuencia de las tomas depende mucho de la edad, de la consistencia del alimento y del método empleado. Como termino medio, puede decirse que los polluelos recién nacidos toman una ración mucho menos densa, con lo cual se les puede administrar con mayor frecuencia. Durante la primera semana de vida, se le administrarán las tomas aproximadamente cada 2 horas. Más adelante, cuando se utilice un alimento mas concentrado, el intervalo entre tomas puede alargarse de 4 a 5 horas. El parámetro mas importante a la hora de determinar la frecuencia es el vaciamiento del buche. En principio, nunca se admitirá una nueva toma si aun no se ha vaciado el buche de la anterior.

Si se emplean alimentos concebidos científicamente, como  NutriBird, se pueden saltar las tomas nocturnas, incluso en los primeros días de vida. Un pájaro joven puede soportar sin problemas un intervalo nocturno de 7 horas sin alimento, a condición de que los valores nutritivos de la ultima toma del dia sean suficientes y de que la temperatura y la humedad de la incubadora sean óptimas. Este mayor intervalo, una vez cada 24 horas, presenta la ventaja de dejar vaciar el buche completamente.

Pastas para la cría a mano Nutribird de Versele Laga

NutriBird A 21 : Para la cría a mano de todos los pájaros bebé.

NutriBird A19 : Para la cría a mano de Guacamayos, Loros Grises, Eclectus, y otras Aves bebes con altas necesidades energéticas.

NutriBird A 19 High Energy : Para la cría a mano de aves con Grandes necesidades energéticas.

  • Cantidad de alimento.

En cada toma, se administra la cantidad de alimento correspondiente al 10 % del peso corporal, aproximadamente. De ahí la importancia de pesar a los polluelos todos los días en una balanza de precisión. La evolución de la curva del peso no da en si una idea del estado de salud de las aves, pero nos permite determinar la cantidad de alimento.

Con la alimentación por sonda, se aumenta la cantidad de alimento para poder espaciar mas las tomas, si bien sigue existiendo el riesgo de que no se haya vaciado el buche.

Además, este tendrá que estar completamente estirado. Habida cuenta de que la contracción de del buche desempeña un papel fundamental en el destete, estos pájaros tomaran el alimento con mayor facilidad durante el periodo del destete.

  • Las primeras tomas.

Para permitir la descomposición de los restos del saco vitelino, no se administrará alimento durante las primeras 24 horas tras la salida del huevo. Para evitar la deshidratación, pueden dársele regularmente gotitas de agua o suero de yogur, siempre, por supuesto, a 39 º C. 24 horas después, se podrá administrar la primera toma, en forma de alimento muy diluido.

Primerar tomas de papilla

  • Manipulación.

La cría a mano de polluelos requiere una gran destreza por parte del criador.

Es recomendable que el principiante no dé sus primeros pasos con especies valiosas. Para conseguir un resultado positivo, se sujetara al ave de forma que tanto el criador como el animal tengan una postura cómoda. Si el ave se encuentra incómoda, se resistirá frente al criador y derramará buena parte del alimento.

Puede suscitarse el instinto pedigüeño natural del polluelo tocando ligeramente el cuello o apretando suavemente las comisuras del pico. En ese momento, se le cierra la tráquea, para impedir la aspiración de alimento.

Deberá procurarse que en el polvo seco se disuelva perfectamente en el agua. De preferencia, se utiliza un batidor de cocina para remover enérgicamente la mezcla.

Los grumos pueden obstruir la jeringuilla. Al hacer mas presión para vaciarla, puede depositarse incontroladamente una cantidad de papilla excesiva en la cavidad del pico, lo que puede causar atragantamiento o asfixia.

Tras la toma, se limpiarán todos los restos de alimento del pico o plumaje con un paño húmedo o con una servilleta de papel.

Antes de iniciar la toma y cada vez que se saque a un polluelo de una incubadora diferente se lavaran y desinfectaran las manos.

  • Utensilios.

Todos los utensilios que se empleen en la cría a mano (cucharillas, jeringuillas, sondas, termómetro, recipientes, etc.) tienen que estar completamente limpios. Entre dos tomas, también se tendrán que desinfectar. Por tanto, lo mas útil es utilizar dos juegos, de forma que el material recién usado se pone a remojo en desinfectante durante un intervalo de toma completo. El segundo juego se pone a secar despues de haberlo enjuagado minuciosamente debajo del grifo, para que esté listo para la siguiente toma.

El desinfectante utilizado tendrá efecto bactericida, viricida y fungicida. Es fundamental aclarar los utensilios  completamente bajo el agua del grifo, ya que  la toxicidad del producto pueden dañar la delicada flora intestinal del buche.

  • Incubadora.

De preferencia, la incubadora se instalará en un espacio aparte para los pequeños donde no haya ejemplares adultos. En dicho espacio la temperatura constante será de al menos 22 º C, para evitar enfriamientos durante la toma.

Es recomendable comprobar la temperatura y la humedad por duplicado para detectar imprecisiones de medición.

La incubadora tendrá preferentemente una iluminación muy tenue para no perturbar a los polluelos ( como en la cavidad del nido, tapados por sus padres). La humedad se mantendra entre 60 % y 70 %. En las incubadoras que utilicen un ventilador para distribuir el calor, tendrá que aumentarse el grado de humedad, para evitar le deshidratación de los polluelos.

En el caso de polluelos de diferentes nidadas, conviene utilizar incubadoras aparte.

Se les colocará en compartimientos separados. Sobre el suelo, pueden colocarse servilletas de papel y mas adelante, madera de haya o una rejilla. En cualquier caso, la superficie no será resbaladiza, para que los polluelos puedan agarrarse firmemente cuando se incorporen.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *