Carrera de elefantes

Un estudio dirigido por Norman Heglund de la Universidad Católica de Louvain (UCL) en Bélgica muestra el movimiento de un conjunto de elefantes desplazándose en carrera de 5 metros por segundo en una plataforma de fuerza y registrados en vídeo de alta velocidad. Los resultados muestran que «los elefantes corren de una manera que no se observa en otro animal, ya que no desplazan su centro de masa y en todo momento tienen alguna de sus patas en  contacto con el suelo».

El estudio fue realizado con 34 elefantes asiáticos (Elephas maximus) en el Thai Elephant Conservation Center en Lampang.

Fuente de la noticia: NewScientist Magazine

Imagen: John Spooner en Flickr

Cómo rescataron a los Osos bailarines

Tradicionalmente, la comunidad Kalandar de la India ha sobrevivido de la captura de cachorros de oso perezoso y enseñándoles a «bailar» usando la crueldad extrema. Kartick Satyanarayan ha sido capaz de poner fin a esta práctica de siglos, y al hacerlo descubrieron una lección de un significado más importante: hacer que los que la practicaban sean parte de la solución.

Este proyecto fue llevado a cabo por la organización WildlifeSOS cuyo sitio web es muy recomendable, también podéis seguir su trabajo en Twitter o Facebook.

El vídeo tiene subtítulos en español (haced click en «View Subtitles»)

24 horas en la vida de un gato

Un gato puede pasar cerca de 16 horas al día durmiendo o en estado de somnolencia. Aunque son animales nocturnos su domesticación ha hecho que también duerman por la noche, pero se activan al caer el día. ¿Quién no ha visto esos ataques de locura al anochecer cuando empiezan las carreras, equilibrios por las estanterías y  jugar con ínfimas partículas de polvo? De hecho la vista del  gato está diseñada para la noche, su gran diámetro pupilar y un predominio de células sensibles a la luz denominadas “bastones” hacen que  capten el menor atisbo de claridad y se puedan desenvolver perfectamente, por el contrario un menor número de “conos” o células fotosensibles a los colores hacen que tengan una visión dicromática: ven en una gama de tonos verdes y azules y no diferencian los  matices.

Sus otros sentidos como el olfato o el gusto explican particularidades en relación con su régimen de comidas.  El gato puede detectar los cuatro sabores básicos, aunque posee 19 veces menos de papilas gustativas que nosotros; en cambio, el olfato va a jugar un papel muy importante: 67 millones de sensores olfativos, frente a los 20 millones que poseemos los humanos, explican porqué la atracción por la comida va a depender de su aroma. Al contrario de lo que muchos creen no tienen un especial interés por el dulce. Son carnívoros estrictos y su dieta a diferencia del perro debe tener mayor porcentaje de proteína (por su mayor metabolismo) y de otros compuestos como taurina, retinol, ácido araquidónico que son vitales para ellos pero son incapaces de sintetizarlos, por lo que deben adquirirlos. Otra peculiaridad es que son “mordisqueadores” natos,  harán entre 10 y 16 comidas al día de 2 a 3 minutos; esto quizá se deba a que durante milenios no han podido “disfrutar” tranquilamente de la comida porque podían haber sido atacados por algún depredador o sufrir algún hurto por algún congénere.  Los gatos son más selectos que los perros, tienden a rechazar más fácilmente alimentos en mal estado. De hecho desarrollan “neofobias” o rechazo al alimento nuevo o en ambientes nuevos; esto explica por qué un gato puede morir de inanición teniendo a su disposición un alimento equilibrado con el que no esté familiarizado, por  lo que los cambios de pienso deben ser siempre graduales .La anorexia en gatos puede derivar en problemas muy graves para su salud (lipidosis, enfermedad hepática, trastornos gastrointestinales…).

Entre el 8 al 10% del tiempo diario restante lo dedican a acicalarse, siendo esta práctica todo un ritual. Los fines de esta tarea son de limpieza, termorregulación, y de sociabilización (sobre todo lamen a congéneres de rango jerárquico superior: que te lama tu gato es un gran cumplido). Además disminuyen una  posible carga ectoparasitaria (por lo que a veces pueden padecer infestaciones por pulgas pero no las vemos porque al acicalarse son ingeridas). Por último  estimulan la liberación de endorfinas que son neurotransmisores que provocan bienestar y minimizan el estrés.

Esta higiene propia la llevan al extremo. Todos sabemos lo limpios que son los gatos en cuanto a la conducta de eliminación. El gato sabe que tiene que ir a la arena y que debe tapar sus excrementos a partir de la cuarta semana de vida, pero no es un comportamiento que aprenda de la madre. Algunos autores piensan que se debe a una memoria histórica, porque sus antecesores lo hacían en el desierto para cubrir el olor de sus deposiciones y así no ser descubiertos por depredadores.  Sea como fuere, las literas para los gatos debe estar en lugares recogidos proporcionándoles intimidad (no en zonas de paso) y la arena o substrato debe mantenerse limpia y les debe de gustar cumpliendo dos características básicas: tacto agradable y ausencia de sustancias aromáticas fuertes.  Toda eliminación en sitios no destinados a tal efecto debería ser estudiada, tal vez se podría tratar de alguna manía, pero hay patologías que pueden estar ocultándose detrás.

El resto de la agenda diaria que no ocupan estas actividades lo disfrutan con nosotros (y nosotros con ellos). Conociéndolos un poco más nos damos cuenta de que los gatos son seres únicos y entendiendo sus particularidades podremos satisfacer mejor sus necesidades para hacer de ellos mascotas sanas y felices.

BIBLIOGRAFÍA

Manteca Vilanova, X. “Etología Clínica Veterinaria del perro y del gato”, Ed. Multimédica, 2003

Barlerin L., Vaissaire “El libro de los gatos de raza”, Aniwa Publishing,  Royal Canin, 2003.

Paragon B.M, Vaissaire J.P, “ Enciclopedia del Gato , Aniwa Publishing, Royal Canin,  2004

IMAGEN

Viamoi en Flickr